lunes, 3 de junio de 2013


CUANDO EL CLUB "HURACAN" NO TENIA NI PARA UNA "H"

Existen varias controversias en torno del nombre del club Huracán.

La historia más difundida cuenta que los miembros fundadores fueron hasta una librería ubicada en Av. Sáenz y Esquiú, con la intención de comprar un sello de goma con el nombre del club.
Ellos pensaban en nombres tales como "Defensores de Nueva Pompeya", "Nueva Esperanza", "Verde Esperanza" e incluso un extraño nombre: "Verde Esperanza y No Pierde".

Cuando llegaron al comercio, el librero les hizo cambiar de opinión, ya que un sello de tales características con ese dinero ($2.50) no alcanzaba. Mientras tanto, en el local colgaba un afiche de un producto de venta masiva llamado "Huracán". Fue así como el librero de apellido Richino, les aconsejó ponerles un nombre similar.

Una semana más tarde, muy contentos regresaron a retirar el sello, y como no resistieron las ganas de utilizarlo, decidieron estamparlo en la pared de una casa recubierta de mármol blanco. La sorpresa se la llevaron cuando leyeron "Club Uracán" o sea, sin la letra "H".

La falta de la letra H, podría deberse a que el librero era de origen italiano, o simplemente porque tuvo un olvido.

Los muchachos aceptaron el sello pero tiempo después cuando les donaron los arcos con la inscripción "Huracán" se sintieron engañados y fueron a encarar al librero.

El comerciante argumentó que había pasado mucho tiempo y que prefería regalarles un sello nuevo que devolverles el dinero, porque en definitiva con H o sin H, "Huracán siempre quería decir lo mismo".

Así que regresaron a sus casas, con un sello fallado, quizás pensando en dejar otra marca, esta vez en la historia del fútbol Argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

lunes, 3 de junio de 2013


CUANDO EL CLUB "HURACAN" NO TENIA NI PARA UNA "H"

Existen varias controversias en torno del nombre del club Huracán.

La historia más difundida cuenta que los miembros fundadores fueron hasta una librería ubicada en Av. Sáenz y Esquiú, con la intención de comprar un sello de goma con el nombre del club.
Ellos pensaban en nombres tales como "Defensores de Nueva Pompeya", "Nueva Esperanza", "Verde Esperanza" e incluso un extraño nombre: "Verde Esperanza y No Pierde".

Cuando llegaron al comercio, el librero les hizo cambiar de opinión, ya que un sello de tales características con ese dinero ($2.50) no alcanzaba. Mientras tanto, en el local colgaba un afiche de un producto de venta masiva llamado "Huracán". Fue así como el librero de apellido Richino, les aconsejó ponerles un nombre similar.

Una semana más tarde, muy contentos regresaron a retirar el sello, y como no resistieron las ganas de utilizarlo, decidieron estamparlo en la pared de una casa recubierta de mármol blanco. La sorpresa se la llevaron cuando leyeron "Club Uracán" o sea, sin la letra "H".

La falta de la letra H, podría deberse a que el librero era de origen italiano, o simplemente porque tuvo un olvido.

Los muchachos aceptaron el sello pero tiempo después cuando les donaron los arcos con la inscripción "Huracán" se sintieron engañados y fueron a encarar al librero.

El comerciante argumentó que había pasado mucho tiempo y que prefería regalarles un sello nuevo que devolverles el dinero, porque en definitiva con H o sin H, "Huracán siempre quería decir lo mismo".

Así que regresaron a sus casas, con un sello fallado, quizás pensando en dejar otra marca, esta vez en la historia del fútbol Argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....