martes, 4 de junio de 2013

GIGANTES Y OLVIDADOS

En 1932, una epidemia de tuberculosis afectó el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Para anticiparse a un nuevo brote de la enfermedad, en 1935 la municipalidad donó el terreno ubicado en la avenida Piedrabuena al 3200.

Allí, con fondos del Estado nacional y otros donados por sociedades de beneficencia, se construiría el Hospital de la Liga Argentina contra la Tuberculosis. Un proyecto impulsado por el legislador socialista Alfredo Palacios, que destinó tres millones de pesos para su ejecución y otro millón anual para su mantenimiento. La construcción avanzó y en 1939 se llegó hasta el piso 14.

Detenida su construcción por falta de presupuesto en 1948, el gobierno justicialista decidió retomar su edificación para convertirlo en el hospital modelo más grande de América latina.
Pero el golpe de Estado de septiembre de 1955 interrumpió las obras impulsadas por el peronismo. Eran dos obras de similar envergadura, ésta y su gemelo, el Hospital Pediátrico (conocido como Albergue Warnes, ocupado durante años y demolido en 1991).

Durante muchísimos años el edificio estuvo abandonado y a su alrededor se conformó un precario asentamiento.
En 1978, y durante la dictadura se llegó a tapiar la villa entera para que el mundo no viese que en la Argentina había indigentes. Por eso es que la villa 15 también es conocida como "Ciudad Oculta".

En 2007, el emblemático y abandonado edificio conocido como "el elefante blanco" fue donado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que puso en marcha un jardín maternal, aulas para capacitación, un gimnasio, dos comedores con cocinas, un vestuario, dos puestos de seguridad y un taller de costura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

martes, 4 de junio de 2013

GIGANTES Y OLVIDADOS

En 1932, una epidemia de tuberculosis afectó el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Para anticiparse a un nuevo brote de la enfermedad, en 1935 la municipalidad donó el terreno ubicado en la avenida Piedrabuena al 3200.

Allí, con fondos del Estado nacional y otros donados por sociedades de beneficencia, se construiría el Hospital de la Liga Argentina contra la Tuberculosis. Un proyecto impulsado por el legislador socialista Alfredo Palacios, que destinó tres millones de pesos para su ejecución y otro millón anual para su mantenimiento. La construcción avanzó y en 1939 se llegó hasta el piso 14.

Detenida su construcción por falta de presupuesto en 1948, el gobierno justicialista decidió retomar su edificación para convertirlo en el hospital modelo más grande de América latina.
Pero el golpe de Estado de septiembre de 1955 interrumpió las obras impulsadas por el peronismo. Eran dos obras de similar envergadura, ésta y su gemelo, el Hospital Pediátrico (conocido como Albergue Warnes, ocupado durante años y demolido en 1991).

Durante muchísimos años el edificio estuvo abandonado y a su alrededor se conformó un precario asentamiento.
En 1978, y durante la dictadura se llegó a tapiar la villa entera para que el mundo no viese que en la Argentina había indigentes. Por eso es que la villa 15 también es conocida como "Ciudad Oculta".

En 2007, el emblemático y abandonado edificio conocido como "el elefante blanco" fue donado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que puso en marcha un jardín maternal, aulas para capacitación, un gimnasio, dos comedores con cocinas, un vestuario, dos puestos de seguridad y un taller de costura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....