martes, 4 de junio de 2013

¿ UN EQUIPO DE MADERA ?

En 1925, un muchachito de 16 años, Felix Zugazti, reúne a una docena de chicos de 10 a 12 años en el fondo de su casa, a quienes le manifiesta haber leído en la revista española "PINOCHO", una idea de fundar en cada ciudad de habla hispana un club con el nombre homónimo.
Por ser chicos fascinados con el cuento del muñeco de madera, estuvieron de acuerdo.

El primer equipo de fútbol estaría integrado por ellos mismos. Mientras tanto, Zugazti compraría las pelotas de fútbol, las camisetas, el sello social y solventaría él solo los gastos del club.

Los integrantes del Club no tenían que abonar absolutamente nada... pero para ser admitidos como socios debían satisfacer una cláusula realmente fuerte: "saber contar el cuento de Pinocho".
Finalmente se resolvió declarar como insignia oficial del club, el dibujo de Pinocho pateando una pelota.

Para comprar su sede actual en el barrio de Villa Urquiza, en 1938 se sacó una hipoteca a diez años que se fue pagando con los bailes de carnaval y tango.

Actualmente el club Pinocho cuenta con una pileta de natación enorme, un gran alojamiento deportivo con camas especiales para los altísimos jugadores de básquet, que es comúnmente utilizado por delegaciones deportivas extranjeras y un altísimo nivel competitivo.

Las actividades que ofrece el club (fútbol, básquet, patín artístico, natación, vóley femenino, gimnasia deportiva y karate) se practican pensando siempre en la excelencia, pero también se inculca a los más de 1.700 socios la alegría y la amistad.

Lo más importante: son campeones indiscutidos y cuentan con un gran equipo de fútbol sala, muy reconocidos en la primera división del torneo de AFA.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....

martes, 4 de junio de 2013

¿ UN EQUIPO DE MADERA ?

En 1925, un muchachito de 16 años, Felix Zugazti, reúne a una docena de chicos de 10 a 12 años en el fondo de su casa, a quienes le manifiesta haber leído en la revista española "PINOCHO", una idea de fundar en cada ciudad de habla hispana un club con el nombre homónimo.
Por ser chicos fascinados con el cuento del muñeco de madera, estuvieron de acuerdo.

El primer equipo de fútbol estaría integrado por ellos mismos. Mientras tanto, Zugazti compraría las pelotas de fútbol, las camisetas, el sello social y solventaría él solo los gastos del club.

Los integrantes del Club no tenían que abonar absolutamente nada... pero para ser admitidos como socios debían satisfacer una cláusula realmente fuerte: "saber contar el cuento de Pinocho".
Finalmente se resolvió declarar como insignia oficial del club, el dibujo de Pinocho pateando una pelota.

Para comprar su sede actual en el barrio de Villa Urquiza, en 1938 se sacó una hipoteca a diez años que se fue pagando con los bailes de carnaval y tango.

Actualmente el club Pinocho cuenta con una pileta de natación enorme, un gran alojamiento deportivo con camas especiales para los altísimos jugadores de básquet, que es comúnmente utilizado por delegaciones deportivas extranjeras y un altísimo nivel competitivo.

Las actividades que ofrece el club (fútbol, básquet, patín artístico, natación, vóley femenino, gimnasia deportiva y karate) se practican pensando siempre en la excelencia, pero también se inculca a los más de 1.700 socios la alegría y la amistad.

Lo más importante: son campeones indiscutidos y cuentan con un gran equipo de fútbol sala, muy reconocidos en la primera división del torneo de AFA.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Introduce tu comentario....